Archive for the ‘Música’ Category

Me basta

22 junio 2009

Aunque intentes eludirlas, ellas siempre llegan. En forma de casualidades, personas, momentos concretos o punzadas en lo profundo. No importa, siempre vuelven. Son los interrogantes que ahogan el minutero, porque  requieren paciencia.
El problema no es que las preguntas llamen a tu mente, sino que te martilleen el corazón. Entonces ya es demasiado tarde, te han visto, te han atrapado y no puedes escaparte.
Y yo lo confieso: las he estado evitando;se clavaban donde todavía mi ánimo no podía llegar, en lo insoportable de la incertidumbre y la soledad.

Domingo 21 de junio: buena compañía, guitarra a la espalda, papel y boli en mano. Le doy la bienvenida a la época estival y me dispongo a enfrentarme, por primera vez, a las preguntas que me claman, a los por qués sin porques

Es dificil condensar en una mañana la historia de toda una etapa, querer desgranar los rostros, colorear de nuevo en mi mente los paisajes o recrear las conversaciones que pronunciaban más “nosotros” que “yos”. Imposible no emocionarse con un sinfín de pequeñeces acumuladas a lo largo de estos años.

Me pierdo entre la naturaleza. Estoy sola. He logrado salir del ruido ensordecedor de la ciudad, del ritmo frenetico del horario y las prisas, y lo ùnico que oigo es el silbido de los pájaros y el crujir de las ramas de los árboles. He de reconocerlo también, aunque evito pararme; vivir el día a cámara lenta es una gozada, conecta con mi yo más profundo, conecta con ÉL.
Saco la guitarra. Miro a un lado, a otro. Continúo sola. Me parece casi increíble, encantador. Me atrevo a entonar a viva voz, sin importarme si desentono o canto mal. Entonces se desatan todos los sentimientos y emociones aprisionados largos meses atrás en mi corazón-coraza: brotan como un torrente, imparables, a borbotones,sin pedir permiso, sin enjuiciar nada. Simplemente son y están en mi. Pero no importa, no hay nadie, solos Él y yo.

Me permito una última pregunta: ¿Y cómo sería mi vida si mi camino no hubiera pasado por aquí, por Madrid?

No lo sé, y no tengo ganas de averiguarlo. Doy infinitas gracias por todas las curvas del sendero, por todas las encrucijadas, por las heridas cicatrizadas,por el esfuerzo con recompensa, por los sueños cumplidos, por… (imposible expresarlo en palabras).

Realmente ya no me importan las preguntas, ni las respuestas, ni los por qués, ni los porques; porque (cierto es que sí que atesoro algunos “porques”) me basta con saber que estás aquí.

Recojo el cuaderno, la guitarra, me calzo las zapatillas y retomo de nuevo la civilización. Con interrogantes, sin respuestas. Lo único que siento claro es que voy recuperando “mi amor primero”. Ya saben, ese que te toca y no te abandona jamás.

“Me basta“, simplemente. La forma es lo de menos. Estamos. ÉL y yo. Somos.

Ultimamente siento cómo se me estancan las palabras. Me resulta muy complicado sentarme a escribir. Pero casi ni esto me importa: “Me basta”. Yo me entiendo, y sé que Él también.

SmDani 3n

9 marzo 2009

Daniel Pajuelo:

El próximo mes de mayo, si Dios lo quiere, verá la luz la maqueta de rap en la que estoy trabajando. Su título: 3^n – DANDO VIDA. Un trabajo en el que me ayudan buenos amigos/as, realizado con pocos medios, pero con mucha entrega. No hay nada trivial en las letras, cada detalle está pensado para hacerte disfrutar, crecer y tal vez romper tus esquemas.
La distribución será gratuita. Lo más grande que he recibido nunca podré pagarlo. Así que lo mejor que puedo dar lo doy gratis. “Dad gratis lo que gratis recibisteis” (Jesús)
Si quieres apoyar esta maqueta simplemente difúndela: invita a gente a este grupo, postea en tu blog una referencia, envía mails, copia el cd, pon un link a mi web http://smdani.marianistas.org

Uno de los temas que irá incorporado en la maqueta es DANDO TU VIDA. Puedes escucharlo ya:
http://www.youtube.com/watch?v=eYbdliO5p8M

y descargarlo en mp3:
http://smdani.marianistas.org/ficheros/mp3/Dando-tu-vida-Hip-Hop-cristiano-smdani.mp3.zip

El password es: smdani

Página Web:

http://smdani.marianistas.org/smdani-3^n-dando-vida.html

3n

Sencillamente: ¡Gracias!

17 diciembre 2008

Vino el que yo quería,
el que yo amaba […]

El que yo quería,
sin arañar los aires,
sin herir las hojas,
sin mover cristales.

Aquel que a sus cabellos
ató el silencio,
para sin lastimarme,
cavar una ribera de luz dulce
en mi pecho,
y hacerme el alma navegable.

  

¿Qué sería de mi si no me hubieras alcanzado? Canta Adrián Romero. Necesito detener el tiempo, aunque sólo sea por un instante, hacer mías las personas y los momentos que se hacen pisada honda en mi senda.

Las pisadas que siguen marcando el camino, el horizonte que se hace claridad mientras sigo “Buscando Tus Huellas”.

No existe el balance comparativo de un peor o mejor año. 365 atardeceres del 2008 que  se convierten en susurro de amor a mi torpe oido.

Atrapados en imágenes, conforman la enorme ofrenda que se hace milagro a diario en mi vida. Que me hayas encontrado, que Te siga buscando.

Por todos estos momentos, y porque lo mejor siempre está por venir:

                    ¡GRACIAS!   … desde lo profundo.

 

Si pongo corazón

2 octubre 2008

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”
(Filipenses 4:13)

Despliego de nuevo las alas. Las agito al viento probando la armonía de su composición, y la magia que las hará volar, que me hará volar.
Ahí está la diferencia. Ahí está el pequeño-gran matiz que disipa en tinieblas la rutina. La vacuna que mata el virus del miedo, el instrumento que neutraliza el hecho de dejar que las horas, los días, los años te vivan sin pedirte opinión. Donde uno se juega la disparidad… la brújula interior a la que tantas veces hacemos caso omiso: nuestro precioso corazoncito.
“Si pongo corazón”, si le arrojo mis ganas al mundo, a mí misma. Si creo que de verdad PUEDO, si me dejo peregrinar en la confianza, todo seguirá igual, pero todo será distinto.

Este es un nuevo curso que comienza igual que otros. Aparentemente nada a cambiado, realmente, todo ya es diferente. Es un curso que volverá a convertirse en punto de inflexión, en decisión serena, en paso adelante y mirada al horizonte. Prácticas en la embajada, facultad de teología, grupos de revisión, misión, acompañamiento a los más pequeños. Todo estará lleno de gracia, si le pongo corazón, si me dejo deshacer.

Tantos compromisos bellos que se hacen fuego en mi interior, y tanta pobreza a la vez. Pero siempre, y sobre todo, las gracias derramadas ante tantas experiencias y personas que se hacen hueco profundo en lo que soy, en lo que tengo, en los sueños que aún me hacen volar (aunque tropiece).
Y he decidido (considero indispensable caer en la cuenta de que la mayor parte de las cosas que nos pasan las decidimos, y no existe un destino traicionero que no se pueda transformar), poner más corazón, perdón, mi corazón ha decidido hacerse más presente en medio de mi mundo interior y exterior.

No me faltan las ganas, pero me sobran miedos, igual que le ocurría a ese elefantito domesticado en el circo, que permanecía atado a una estaca diminuta porque siempre lo había estado, y de mayor olvidó que ya tenía la fuerza suficiente para liberarse de ella. No lo hizo porque no sabía que podía hacerlo. Sin embargo, alguien me leyó este cuento, de modo que comprendo que la mayoría de mis ataduras sólo son pequeñas estacas. No hay que temer.

Es una época de muchas historias, que aún necesitan ser tejidas al derecho, o al menos darle la vuelta al bordado. Empero, es el periodo de poner corazón, de seguir aguantando como las estrellas se mantienen en el firmamento, de tropezar, pero con sueños.

El regalo que compone la travesía más intrépida, la oportunidad de volar en compañía.

¿te atreves a volar conmigo?

Si pongo corazón (Rosana)

Si pongo ganas
si pongo corazón
si la ilusión me alcanza
Si le echo ganas
puede el viento y puedo yo
llenar de aire las alas
si pongo corazón
Déjame volar aunque tropiece con el cielo
hay noches estrelladas
y días que se estrellan contra el suelo
Déjame intentarlo aunque tropiece son mis sueños
si aguantan las estrellas
en una de estas noches contra el viento yo despego

Si pongo el alma
si me bendices tú
si Dios no da la espalda
Si vuelco en ganas
puede el viento y puedo yo
llenar de aire las alas
si pongo corazón

Déjame volar aunque tropiece con el cielo
hay noches estrelladas
y días que se estrellan contra el suelo
Déjame intentarlo aunque tropiece son mis sueños
si aguantan las estrellas
en una de estas noches contra el viento vuelo
Déjame volar…

68 dulces

25 junio 2008

   ¿Qué impulsa a un grupo de 68 niños de entre 5 y 11 años a dejar a sus padres durante un fin de semana? ¿Qué se mueve en las entrañas de un grupito de 16 jóvenes que prefieren “cuidar” niños antes de pasar unos días de descanso?
  La necesidad de sentirse plenamente humanos, comprometidos, aprendices del amor, amados y cuidados. Tres días, sólo han bastado tres días para reconocer el rostro de Dios en cada gesto, en cada pequeñuelo, en cada mirada y llanto, en cada consuelo.
 somos Iglesia, somos familia “Somos familia, somos Iglesia”, era el grito de guerra de los días que compartimos juntos, sintiendo el beso de Dios en cada mejilla, guardando en el baúl de nuestros tesoros cada niño que enseña que el Reino empieza en ellos, y acaba en ellos, en los que son como niños.   Abrazar la ternura personificada ha sido el regalo más hermoso, conocer dolores y poner tiritas, la tarea más delicada, dejarse hacer al son de la propia vida, lo que se nos pedía a cada uno.
   Hemos aprendido jugando a querernos, a hacernos uno, a acariciar la noche entre risas y llantos. El futuro son estos 68 dulces, necesitados de atención, cariño  y comprensión, maestros de vida.  El presente son esos 16 jóvenes, necesitados de tocar la realidad, dejarse despojar de máscaras, prender antorchas de un mundo nuevo que se mueve, que “da gratis lo que gratis ha recibido”, que no pone la lámpara debajo de la cama, sino que enciende la luz encima de la muralla, para que otros puedan contagiarse de ella.                                             


Estos dulces que arriesgaron adentrarse en lo desconocido, conocer amigos, aprender juntos, estos dulces ya se grabaron a fuego en mis entrañas, con nombres y apellidos, con miradas concretas, con historias..

¡Qué dulce tu ternura, dulce de miel!
¡Qué dulce tu inocencia, desvelando cada gesto como el signo de la presencia y del amor de Dios entre los hombres!
¡Qué 68 abrazos, palabras, cuentos, momentos… más dulces!

   Cada día siento la imperiosa necesidad de mantener cerca de mí, en lo íntimo, a esa pequeña que alguna vez fui, a esa pequeña que quiere seguir siendo, a esa pequeña que me mantendrá viva si la dejo ser. No dejes que se apague, el fuego del niño que arde en ti. “Volver a ser un niño”.


 

Bienvenido, siempre

30 mayo 2008

Aquellos que dejando el amparo de tus manos,
en la tarde oscura del invierno se marcharon                  
peregrinos, a otras tierras, otros mares, 
grabando en tu alma el recuerdo                            
de sus risas frescas de días lejanos.que todos seamos uno

Preguntas al viento si vuelven los tiempos pasados,
y su tímida brisa, acaricia;
y la caricia: suspiro
y el suspiro de amor un respiro,
como una esperanza cercana, con toda certeza, contesta:
¡Volverán tus hijos errantes!
                  
                     Eduardo Bedrossian

 
       La primera vez que cruzo a tu lado, ni siquiera soy capaz de alzarte la mirada. La segunda vez que el destino me hace pasar por la acera en la que te encuentras me detengo. Intento atisbar a medida que me acerco, cuál será la historia que se esconde tras ese joven de mirada perdida, periódico en mano.

   No sin mi timidez primera decido hablarte. Acierto a pronunciar un “hola”, pero no hallo respuesta. No pronuncias palabras, no vendes propaganda, ofreces periódicos a cambio de unas monedas. Al poco comprendo que no hablas español. Intento con otros idiomas, y me alegro entonces de poder  hacerte llegar sonidos que te sean cercanos, amables, y la lengua es esencial.

   Descubro que te llamas Stalin, llegaste hace apenas unos días de Nigeria y ahora te encuentras en la acera que atravieso a diario.
   No pregunto más, imagino una larga travesía con una mochila carga de sueños, recomendaciones de otros y deseos de vivir en abundancia, mochila que cambiaste por cargamento de periódicos.
Deseo que no te sientas solo, que encuentres el apoyo que sirva para seguir adelante, que nadie arañe tu dignidad de persona, que nunca jamás hagamos distinciones.

   Me golpea fuerte el evangelio, aunque quisiera evitarlo no puedo: “Padre, que todos sean uno como tú y yo somos uno”, “fui forastero y me hospedasteis”.


   Me lamento por las veces en las que en lugar de multiplicar y sumar, divido o resto. ¿Cuándo haré vida en mi la Vida?

Él sueña, siempre espera, que no hoy pero quizás mañana, pueda cambiar sus periódicos, por abrazos y calor, junto a la acera.

 Bienvenido Stalin, ahora y siempre.

   Hoy me interpela fuerte esta canción: Extranjero – Migueli

Ser como niños

29 abril 2008

 

         ¿Recuerdas cuando eras pequeño? Seguramente desde una cierta edad; mi memoria histórica por ejemplo,  comienza aproximadamente hacia los cuatro o cinco años, aunque se trata de imágenes y sensaciones poco nítidas. Una lástima, ¿Por qué?  Pues porque hemos perdido de nuestro recuerdo los momentos en los que éramos más libres, y  ahora,  ahora escalamos poco a poco la montaña hacia la libertad, la conquistamos, la besamos por momentos, intentamos construirla, la añoramos… apreciada libertad

 

         Puede resultar paradójico, y de hecho lo es, un bebé, un recién nacido, un niño que apenas puede caminar, un niño que sólo sabe decir “papá” o pronunciar un lenguaje incomprensible para los adultos, cualquiera de esos niños que pasean a diario por los carritos en las calles, será seguramente más libre que nosotros. No postulo una libertad absoluta, pero sí una naturalidad, espontaneidad e ingenuidad,  que tristemente nosotros, ya hemos abandonado.

 

         Si nos detenemos un momento, podemos observar que los bebés se aman completamente, nadie les ha dicho todavía que se portan mal, que son feos (aunque algunos puedan serlo), que esto o aquello no se hace… y si lo han oído, probablemente no han hecho caso. ¿Por qué? pues porque estos maravillosos diminutos son libres, si tienen ganas de reír, ríen, si le asustas, te sorprenderá con un puchero nada hipócrita, realizarán sus necesidades básicas en el momento más oportuno para ellos (que seguramente será el más inoportuno para el adulto que lo acompañe),  si está triste, llorará hasta encontrar consuelo… sin importarle  donde se encuentre (en casa, en el colegio, en la Iglesia, en el supermercado, en el metro…)

 

         Perú 06    Es cierto, necesitan cuidados, son vulnerables, necesitan alimentarse del amor, el cariño y la protección, pero ¿y quién no? Ellos tienen algo singular, y es que todavía no han aprendido a tener complejos, a sentirse inferiores, a discriminarse o menospreciarse, sencillamente “son como son”, saben que a los ojos del mundo son importantes, porque lo son, nada más.

      

        Ahora entiendo por qué es imperioso ser como niños para entrar en el Reino de los Cielos: corazones puros, miradas limpias, espontaneidad, naturalidad, sencillez… así son ellos, nuestros pequeños maestros.

 

         Cada día aprendo más con los niños que acompaño, cada día me enseñan más que Dios están en ellos, cada día quiero seguir siendo una niña, cada día voy recuperando lo que un día dejé en el camino por las prisas de crecer y quemar etapas, cada día voy siendo más yo en ÉL.  

 

 

 

Perú

             Una última cuestión, dejemos que ellos nos sigan enseñando, dejemos que tengan voz, dejemos, como en aquel programa de televisión, que sigan siendo nuestros “genios bajitos , dejemos que Canten los niños:


 

Las manos del mundo

9 abril 2008

¿CÓMO SON TUS MANOS EN ESTE MUNDO?

Me quedo con: “manos que da gusto acariciar, que pueden dar, amor y paz”