Bienvenido, siempre

Aquellos que dejando el amparo de tus manos,
en la tarde oscura del invierno se marcharon                  
peregrinos, a otras tierras, otros mares, 
grabando en tu alma el recuerdo                            
de sus risas frescas de días lejanos.que todos seamos uno

Preguntas al viento si vuelven los tiempos pasados,
y su tímida brisa, acaricia;
y la caricia: suspiro
y el suspiro de amor un respiro,
como una esperanza cercana, con toda certeza, contesta:
¡Volverán tus hijos errantes!
                  
                     Eduardo Bedrossian

 
       La primera vez que cruzo a tu lado, ni siquiera soy capaz de alzarte la mirada. La segunda vez que el destino me hace pasar por la acera en la que te encuentras me detengo. Intento atisbar a medida que me acerco, cuál será la historia que se esconde tras ese joven de mirada perdida, periódico en mano.

   No sin mi timidez primera decido hablarte. Acierto a pronunciar un “hola”, pero no hallo respuesta. No pronuncias palabras, no vendes propaganda, ofreces periódicos a cambio de unas monedas. Al poco comprendo que no hablas español. Intento con otros idiomas, y me alegro entonces de poder  hacerte llegar sonidos que te sean cercanos, amables, y la lengua es esencial.

   Descubro que te llamas Stalin, llegaste hace apenas unos días de Nigeria y ahora te encuentras en la acera que atravieso a diario.
   No pregunto más, imagino una larga travesía con una mochila carga de sueños, recomendaciones de otros y deseos de vivir en abundancia, mochila que cambiaste por cargamento de periódicos.
Deseo que no te sientas solo, que encuentres el apoyo que sirva para seguir adelante, que nadie arañe tu dignidad de persona, que nunca jamás hagamos distinciones.

   Me golpea fuerte el evangelio, aunque quisiera evitarlo no puedo: “Padre, que todos sean uno como tú y yo somos uno”, “fui forastero y me hospedasteis”.


   Me lamento por las veces en las que en lugar de multiplicar y sumar, divido o resto. ¿Cuándo haré vida en mi la Vida?

Él sueña, siempre espera, que no hoy pero quizás mañana, pueda cambiar sus periódicos, por abrazos y calor, junto a la acera.

 Bienvenido Stalin, ahora y siempre.

   Hoy me interpela fuerte esta canción: Extranjero – Migueli

Anuncios

Etiquetas: , ,

5 comentarios to “Bienvenido, siempre”

  1. Álex Says:

    Cuando llegué a Roma, apenas conocía a nadie. La ciudad era enorme. Tuve dificultades en encontrar una habitación para alquilar. La universidad me volvía loco con una burocracia interminable e incomprensible. Dos noches las dormí en la calle, junto a dos amigos que acababan de llegar en peregrinación…

    Pero estaba en un país muy parecido al mío. Conocía la lengua. Tenía dinero en los bolsillos. Seguridades a las que aferrarme. Y un sentido, un horizonte: un porqué.

    Aun así, me sentía solo. Y quienes se acercaron tímidamente a tenderme una mano entonces fueron ángeles para mí.

    Imagina entonces quién has sido tú para Stalin.

    Gracias.

  2. TeSs Says:

    hay otros “extranjeros”, los que viviendo en su propio país, parece que no encajan, otros los consideran que no son útiles,productivos, eficaces, que no tienen nada que aportar. Estos se encuentran extranjeros en su casa, en su piel, en su sentir.
    Ojalá la palabra ‘extranjero’ desaparezca algún día del diccionario.

    Álex, gracias por tu compartir siempre. ¡muak!

  3. creerparaver Says:

    Hola TeSs!

    Visito por primera vez tu blog y me ha gustado mucho. Vendré a menudo por aquí.

    Un saludo. Víctor

  4. vertico Says:

    TeSs !! Tu tienes que ser un angel, escribes cosas muy bonitas, la verdad es que es precioso todo lo que dices, hay que luchar por la igualdad, sin que tenga nada que ver, la raza, el sexo, la condicion sexual. todas las personas son libres, yo no soy para nada racista, pero es cierto que a veces si veo muchos negros juntos por la calle pues em da miedo, o si veo muchos sudamericanos y es algo que no deberia, pero es dificil, yo por ejemplo tengo unos vecinos que son Colombianos y de la raza de ese pais, y me llevo bien pero hay ciertas cosas que no puedo controlar, quizas porque nos envenan por los medios con eso del miedo

    todas las personas que cruzen la frontera para trabajar y ser presonas dignas erecen todo el apoyo!! claro que si!!

    GRACIAS 🙂

  5. buscandotushuellas Says:

    ¡Víctor! Bienvenido a este rincón, pasaré a menudo también por el tuyo, creando lazos, tendiendo puentes, gracias por tu visita.

    Vertico, me sonsojo si me dices que debo ser un ángel, no lo sé, pero algún buen amigo me dijo que “hay ángeles entre nosotros”, conviene estar al tanto por no perder aquellos que se cuelan sin que nos demos cuenta; sobre todo se intenta vivir al cien por cien y en mayúsculas. Un fuerte abrazo

    Tess

Huellas en la arena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: