68 dulces

   ¿Qué impulsa a un grupo de 68 niños de entre 5 y 11 años a dejar a sus padres durante un fin de semana? ¿Qué se mueve en las entrañas de un grupito de 16 jóvenes que prefieren “cuidar” niños antes de pasar unos días de descanso?
  La necesidad de sentirse plenamente humanos, comprometidos, aprendices del amor, amados y cuidados. Tres días, sólo han bastado tres días para reconocer el rostro de Dios en cada gesto, en cada pequeñuelo, en cada mirada y llanto, en cada consuelo.
 somos Iglesia, somos familia “Somos familia, somos Iglesia”, era el grito de guerra de los días que compartimos juntos, sintiendo el beso de Dios en cada mejilla, guardando en el baúl de nuestros tesoros cada niño que enseña que el Reino empieza en ellos, y acaba en ellos, en los que son como niños.   Abrazar la ternura personificada ha sido el regalo más hermoso, conocer dolores y poner tiritas, la tarea más delicada, dejarse hacer al son de la propia vida, lo que se nos pedía a cada uno.
   Hemos aprendido jugando a querernos, a hacernos uno, a acariciar la noche entre risas y llantos. El futuro son estos 68 dulces, necesitados de atención, cariño  y comprensión, maestros de vida.  El presente son esos 16 jóvenes, necesitados de tocar la realidad, dejarse despojar de máscaras, prender antorchas de un mundo nuevo que se mueve, que “da gratis lo que gratis ha recibido”, que no pone la lámpara debajo de la cama, sino que enciende la luz encima de la muralla, para que otros puedan contagiarse de ella.                                             


Estos dulces que arriesgaron adentrarse en lo desconocido, conocer amigos, aprender juntos, estos dulces ya se grabaron a fuego en mis entrañas, con nombres y apellidos, con miradas concretas, con historias..

¡Qué dulce tu ternura, dulce de miel!
¡Qué dulce tu inocencia, desvelando cada gesto como el signo de la presencia y del amor de Dios entre los hombres!
¡Qué 68 abrazos, palabras, cuentos, momentos… más dulces!

   Cada día siento la imperiosa necesidad de mantener cerca de mí, en lo íntimo, a esa pequeña que alguna vez fui, a esa pequeña que quiere seguir siendo, a esa pequeña que me mantendrá viva si la dejo ser. No dejes que se apague, el fuego del niño que arde en ti. “Volver a ser un niño”.


 

Anuncios

Etiquetas: , ,

5 comentarios to “68 dulces”

  1. csrce Says:

    Gracias por tu visita a mi blog, cómo llegaste a él?

    En cuanto al post, no deberías ponerte tan metafísica. Te lo digo porque llegas a confundir valores o principios con Dios. Me explico. Dios se basa en la irracionalidad porque irracional es la fe. Puedes o no puedes creer en Dios. Aquí cada cual decide.

    En cuanto a los chicos, me alegro por ellos, seguro que se lo pasaron de muerte. Pero aunque Dios no existiese tú habrías ido con esos chicos. La generosidad, el amor a los demás, esas cosas no se entrenan. Naces o no naces con ellas. Hay personas con una tendencia natural a la empatía o a darse a los demás. Pero te aseguro que aunque no creyese en nada, la seguiría teniendo.

    No creo que Dios determine tanto tu vida. Tú puedes creer o no, pero como digo eso forma más del plano personal. Pero lo que te quiero decir es que la forma de vivir que has elegido no depende de la existencia de Dios. De hecho, no creo que hagas lo que haces porque creas en la salvaciónd de los justos y en la condena eterna de los pecadores. Lo haces porque crees que es lo justo. Lo que debes hacer. Y tus principios morales los tienes de nacimiento o se deben a la Iglesia Católica o a tus padres. Y haces bien en enseñarle a los chicos esos principios del amor al prójimo.

    Pero como te digo, siempre debes diferenciar el plano más humano del metafísico.

    Gracias por tu visita a mi blog.

  2. buscandotushuellas Says:

    ¡Hola cabezota sin remedio!

    Nunca pretendo que mis reflexiones o escritos estén empapados de metafísica, más bien al contrario. Lo humano y palpable (besos, abrazos, caricias,guiños,sonrisas…) me lleva a encontrarme con Dios, y eso no me parece tan ‘metafísico’. Creo además que detrás de cada post, siempre está la huella invisible de la historia de cada uno, en este caso la mía, y lo que la fe (irracionable como bien dices) ha ido forjando en mí, y sí, Dios determina muchísimo mi vida.
    Es cierto, para tener sensibilidad hacia los otros y darse a los demás no hace falta ser creyente (y los dos conocemos a personas maravillosas que lo hacen), en mi vida las dos cosas van unidas de la mano, ‘dando gratis lo que gratis recibí’, y actuando y viviendo en base a un Dios que es Amor y no un juez que condena a unos o salva a otros.
    Como sé que eres un ‘cabezota sin remedio’, no creas que pretendo convencerte de nada o rebatirte,me encanta tu reflexión y paso por aquí, pero sí quería explicarte un poco mi sentir. Un post puede quedar muy corto para tantas vivencias, ¿no crees?

    un saludo, seguiré pasando por tu blog, te encontre como todos, de una red a otra y otra… y así sucesivamente.

    TesS

  3. Muelas Says:

    58 Dulces para ti, 58 luces han sido para mi…
    Sin comentar nada de los 15 regalos… 😉

  4. buscandotushuellas Says:

    tú tambien has sido un regalo… ¡gracias por compartir esta experiencia conmigo! ¡un besito Muelis!

  5. fermosteiro Says:

    Hola Tess,

    Habéis aprendido jugando…. a quereros, a haceros uno, a acariciar la noche entre risas y llantos; a tocar la realidad, a despojaros de máscaras, a “dar gratis lo que gratis habéis recibido”, y, clarísimamente, a no poner la lámpara debajo de la cama, sino a encender la luz encima de la muralla, para que otros puedan contagiarse de ella…

    Uffff, y que mejor Luz que “buscando tus huellas”?

    Qué bien tenerte como Luz y Muralla…

    Un abrazote

    Fer

Huellas en la arena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: