Amor hecho visible

“… maestro, háblanos del trabajo.
Y el maestro respondió diciendo:

Trabajáis para acompañar el ritmo de la tierra y del alma de la tierra.
Cuando trabajáis, realizáis una parte del más lejano sueño de la tierra,
asignada a vosotros al nacer ese sueño.

Y trabajando estáis, en verdad amando la vida,
y amarla a través del trabajo es estar muy cerca del más profundo secreto de la vida.
Cuando trabajáis, sois una flauta a través de cuyo corazón el murmullo de las horas se convierte en melodía.

Os han dicho también que la vida es oscuridad, y en vuestra fatiga, os hacéis eco del jadear del fatigado.

Pero yo os digo que la vida es oscuridad cuando no hay impulso.
Y todo saber es inútil cuando no hay trabajo.
Y todo trabajo es vació cuando no hay amor.

Porque cuando trabajáis con amor estáis en armonía con vosotros mismos, con los otros y con Dios.

El trabajo es amor hecho visible.”

Khalil Gibran, El profeta.

Un periodo convulso, una brecha en la poltrona de nuestras comodidades, de nuestros inmerecidos privilegios;  aunque desafortunadamente, las consecuencias más desastrosas siempre recaen sobre lo más desprotegidos.

Es momento de dar gracias si puedes ajustar el fin de mes a una cuenta no temblorosa, con suspiro quedo pero descongestionado, con una labor a realizar, con un trabajo.

Las etapas se van acaeciendo, lejos quedó la infancia de sueños de “qué voy a ser de mayor”; o bien los sueños ya se han hecho realidad, gracias a un universo que conspira por nuestros anhelos, o bien toca torcer el sendero para volver a colorear estrellas fugaces en el firmamento que permitan volver a formular el deseo. Y justo en el instante en que ya no es posible elegir, escoger confortablemente, abrir el abanico con las miles de posibilidades que el estatus nos ofrecía.

Le dolían sus palabras, pero sabía que se equivocaba. No tenía ninguna pretensión, sólo quería hacer buen vino.
Sin embargo… Si lo pensaba bien, sabía que había algo más. Si el vino resultaba ser malo, tal vez aprendiera a hacer buen vinagre. Se dio cuenta de que anhelaba ser capaz de hacer un trabajo cuyo resultado produjera algo bueno.
       Noah Gordon, La bodega

Cura de humildad ante tanta sobreabundancia, comprender desde la experiencia cúal es la realidad cotidiana de 3 cuartas partes de la población mundial, pedir para que todos, TODOS, puedan tener un trabajo digno, y sobretodo, si “crear un buen vino” no está en las posibilidades de tu viña, amar pisando la uva, para llegar a fabricar “un buen vinagre”.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

4 comentarios to “Amor hecho visible”

  1. Álex Says:

    Estos días vivo de cerca la tristeza de una familia querida que ve cómo de golpe se desmoronan todos sus proyectos y perspectivas… porque falta el trabajo y ahora toca, sencillamente, sobrevivir. Tus palabras hilan con precisión los sentimientos que me atraviesan bien adentro: el agradecimiento por tanto privilegio inmerecido, la «com-pasión» por este mundo de sures esclavizados para nortes indiferentes, la preocupación por los nortes de antes que son los sures de ahora (incluso bien cerquita), mi deseo de poder hacer vino o vinagre o lo que sea… con tal de «poder hacer», la esperanza en que juntos podemos salir también de ésta si hacemos familia hasta el infinito…

    Gracias de todo corazón por saber tocar profundamente los nuestros.

  2. Alberto. Says:

    A veces me da por pensar que el que escribió el Génesis se equivocó al poner en boca de Dios la frase “ganarás el pan con el sudor de tu frente” como si fuese una maldición.
    Poderse ganar la vida honradamente es un privilegio, un responsabilidad y un orgullo. Llegar cansado a casa -¡tener una casa!- tras cada jornada laboral es motivo para dar gracias al Padre.
    Nunca paso por alto las quejas de mis compañeros cuando se quejan del trabajo: nos permite vivir con dignidad, tiene sentido, tenemos derechos…
    Y siempre les digo que piensen en los que no tienen trabajo o no tienen un trabajo digno -la esclavitud sigue existiendo en pleno S.XXI-

    “Creo en vos,
    arquitecto, ingeniero
    artesano, carpintero,
    albañil y armador…

    …Yo creo en vos,
    Cristo obrero”

  3. alis Says:

    un trabajo que oprime, te esclaviza
    un trabajo digno, te realiza
    un trabajo donde se liberan tus sueños, te hace feliz.

    En el trabajo, no es tanto el dolor físico, sino el dolor interior. Y en algunas quejas, las verdaderas, se manifiesta ese malestar, que produce que no te fijes en el otro, porque todo hace que gire en torno a ti, te hace un pelín más egoísta. Nuestras limitaciones que se dan a conocer cuando lo de fuera se te impone, cuando lo de dentro te dice que qué pasa. Se supone que no nos deberíamos quedar en ellas… pero muchos se quedan, otros intentan salir por fuerza y nada de nada. Ayuda es la palabra que no se busca en este mundo de comodidades.

    Quizás esto genera la injusticia , el egoísmo le da paso.
    De tu dolor de corazón se motivan actitudes de indiferencia, de que el otro se convierta de verdad en “el otro”, y que tu trabajo no signifique nada. Y el otro sufre, no “vive”, y tú te cansas. No eres feliz con lo que haces, no sólo porque “no te gusta lo que haces”, es porque no amas, y así, según tus acciones, esclavizas o liberas.
    Acabo de volver de una charla y el primer comentario que ha hecho el exponente ha sido “nuestro esfuerzo es para que vivan otros”. Yo lo matizaría un poco: “nuestro amor (que no es nuestro) y con esfuerzo es para que vivan otros.
    Porque no se trata de “vivir para trabajar”, ni “trabajar para vivir”. En el fondo es permitirte construir la vida, caridad, aunque para ello haya que trabajar…

  4. marijo Says:

    ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN, TesS!
    Me alegró mucho recibir tu saludo de pascua en mi blog. Yo también te recordé. Sé por las fotos que he visto que lo has vivido con intensidad. Que el llene tu corazón con su luz siempre!!!
    Bonita tu entrada. Hay etapas en la vida en que quizá puedas hacer un gran vino, otras te toca ser sólo vinagre, pero lo importante es participar en la creación, con Amor y sobretodo agradeciendo.
    Como bien dice Alex “el agradecimiento por tanto privilegio inmerecido, la «com-pasión»”
    Todos los años me duele profundamente, cuando a la vuelta de vacaciones de verano la TV habla de la depresión post-vacacional y yo pienso siempre en las familias en paro, en los que sobreviven malamente, tan cerca de nosotros incluso. No podemos ser tan egoistas.
    Bueno, lo dicho ¡FELIZ PASCUA! y que Cristo Resucitado nos ayude a llevar también la felicidad a quienes viven junto a nosotros.

Huellas en la arena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: