Bolivia- “Lo que tengo te doy”

Los soplos de aire fresco de personas que se hacen camino contigo al andar. La resonancia que te ayuda a salir de tí mismo, el regalo de vidas que buscan sin cesar. Ella es Alicia, hoy comparte contigo y conmigo su vivencia más allá del Atlántico. Gracias por tu amistad.

El azul del cielo, el verde de las aguas, el rostro de los niños, y el Sol. Las flores del campo, las gotas de rocío, el ímpetu del viento, y el mar.

   Hay dos formas de respirar en las circunstancias de la vida: viviendo y sobreviviendo. Lo que no quiere decir que por falta de medios siempre recurras a lo segundo. Sobrevivir se puede traducir en que tus fuerzas se gasten en coger el autobús todos los días para no llegar tarde al trabajo. Pero eso de vivir es hablar de un grado más de calor en tu interior. Hay veces que crees que no lo sabes reconocer, eso piensas (inconsciente), pero más lejos de la realidad siempre recuerdas cuando has vivido, escrito con más o menos letras mayúsculas.
   Aspiramos a vivir… aunque cueste. Así lo he comprobado, entre un pueblo igual y dos realidades tan distintas.
   La realidad se impone, y se impone ante lo que tú quieres, piensas o crees saber. Se impone desde otra perspectiva a la tuya y por eso, lo afirmo, aspiramos a vivir. Descubriendo en los otros ese anhelo y enseñándote lo mucho que tú lo deseas… Vivir en su sentido más amplio, justo cuando ya ni siquiera entiendes el significado, se descubre como un pequeño antojo de Dios.

   Consciente de que, siempre que se me regalan oportunidades de vida me habitúo a estar mirando demasiado al suelo, intenté ver con ojos impacientes un nuevo mundo, que no pretendiera comprender y me dejara en un papel tan resabido para mí, sino que me atravesara de tal forma que no supiera reconocerme en su fotografía. Esa era mi proposición. Sin embargo, la experiencia sabe más que yo, y me descubrí, como otras veces, preguntándome. Por qué me endurecía ante el desgarrador ambiente de El Alto o por qué me entretenía siendo incapaz de llegar más hondo en el encanto del Amazonas.

Dos caras, el darme cuenta de esas realidades, de detalladamente seguir su transcurso, y, por otro lado, descubrirme de nuevo demasiado “consciente” y poco teñida de ellas. Pero olvidándome de si toco desde lejos o desde más cerca (dejando para otro el interpretarme), a la vez fijándome menos precisamente los trazos que dejaban los acontecimientos, puedo decir que he vivido. Porque el obsequio de su verdad se me ha colado por todos los poros de la piel; unos y otros ansían disfrazadamente poder ser, da igual que tú pierdas, enmarañado en otras cosas, el comprender su esencia en esas circunstancias.

   La maravilla se obra en los que están y en los que van. Para los dos, recordando que lo que tengo te doy; que lo que soy, te regalo.
Incluso aterrizando en la propia miseria, en la desesperanza de El Alto, el milagro existe. Se obra en personas que creen en la Vida. Juntos implicados en una capilla que es un oasis en ese desierto de hielo. Un lugar, de acogida, de proyectos, de fuerza… y curiosamente es Dios el centro de todo.
   El cariño se nos dio a borbotones, en un sitio donde lo más complicado que queda es amar, entre cuatro paredes de adobe, un patio, entre callejuelas que dibujan una ciudad crecida por despecho y desilusión. En esa “Nada” aparente de El Alto, donde la desesperanza engulle a la gente, la importancia de disfrutar viviendo transforma a la persona.

   La Nada:   “Por lo demás, no es doloroso… lo único que pasa es que, al que sea, le falta de pronto un pedazo (…) Tiene una fuerza de atracción irresistible,  que se hace tanto más intensa cuanto mayor es el lugar. Ninguno de nosotros podía explicarse qué era esa cosa horrible, de dónde venía ni qué se podía hacer contra ella. Y, como por sí sola no desaparecía, sino que se extendía cada vez más, finalmente se decidió enviar un mensajero a la Emperatriz Infantil …”.  (La Historia Interminable)

  Y de una “Nada” árida a La Nada perezosa en la Amazonía. Ambas creadas de la resignación del ser humano debido a la indiferencia del otro.
Entre miradas limpias, inquietud hacia lo nuevo, sueños de lo que más quieren, desnudos pintados de selva y cantos de aves, me ha alcanzado la incomprensión del ser humano, en la soledad que se crea alrededor de muchos. En el poco cuidado hacia las personas oprimidas por el desamparo. La Nada que va engullendo a la región sin remedio, la inexistencia que se apodera de todo. ¿Y qué hace falta para existir?
   Mis pensamientos se deslizaban viendo entre las dos realidades, y queriendo por mis fuerzas que ese ver llegara a hacer un guiño al pueblo en el fondo de sus entrañas… a la vez se dispersaba volando hacia lo que más quiero, en mi corazón, mis maestros y a la vez compañeros, a los que tan lejos han ido y a los que aún más cerca tengo. Todo y todos para percatarme que son mi combustible para llegar… Esa sed de querer, que también aquí se me ha mostrado, así me explican, así soy.

¿Y qué hace falta para existir? Que alguien crea en ti, que te dé nombre, que te quiera.

        

  “Toda mi existencia, el amor de mis hermanos.”

                                                                                         Alicia Pacios

Anuncios

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “Bolivia- “Lo que tengo te doy””

  1. Muelas Says:

    en cuanto llegue a casa, lo miro remiro y le leeré con atención y claro está vere el video con sonidooooO!
    que ganas!!!!!!!!!!!!!
    que ganas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Muelis Says:

    plassss, plassss plassss, plassss, plassss, plassss
    (hacer como que son aplausos)

    Sólo puedo dar gracias a Dios por la experiencia que habeis vivido, y que escuchandoos y leyendoos me trasladais a todo lo que habeis visto y vivido.
    Gracias.

    Unidos en Xto y siempre Templos del Espíritu Santo!!

Huellas en la arena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: