Sonría, por favor

Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho.
Enriquece a quienes la reciben, sin empobrecer a quienes la dan. sonr�a,por favor
No dura más que un instante, pero su recuerdo a veces es eterno.
Nadie es demasiado rico para prescindir de ella.
Nadie es demasiado pobre para no merecerla.
Da felicidad en el hogar y apoyo en el trabajo.
Es el símbolo de la amistad.
Una sonrisa da reposo al cansado.
Anima a los más deprimidos.
No se puede comprar, ni prestar, ni robar, pues es una cosa que no tiene valor, hasta el momento en que se da.
Y si alguna vez se tropieza con alguien que no sabe dar una sonrisa más, sea generoso, déle la suya.
Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como el que no puede dársela a los demás. 
                                    Gandhi.

    El otro día me quedé encantada con una sonrisa que me lanzó al aire un desconocido, no lo había visto en la vida, pero me saludó con su perfecta sonrisa, alegrando mi día que desde muy temprano se hallaba empapado de agobios y preocupaciones típicas del mes de mayo.
    Una sonrisa, pero bien dibujada, una pequeña pero sincera sonrisa ha hecho que yo también sea capaz de sonreír- le decía a mis adentros-cuando de repente, vino a mi memoria el post recientemente publicado por la revista FAST.
    Me alegré mucho de caer en la cuenta de este asunto, y tuve que reconocer que hace tiempo que no sonrío como quisiera, ni río como debiera, pero sentí el bien que me había hecho aquella inocente sonrisa y he decidido regalar mi sonrisa a quien la quiera abrazar.
    Está psicológicamente comprobado, cuando tenemos pensamientos negativos o autodestructivos bajamos la cabeza, nos abstraemos agachando aquello que nos representa; de igual modo, está comprobado que es imposible llorar mirando hacia arriba y es difícil reír mirando hacia abajo; quizás por eso he perdido en mi caminar miles de sonrisas lanzadas al viento, quizás por eso, hace tiempo que no sonrío; ¿qué se puede descubrir mirando al suelo? Intento alzar mis pasos con la cabeza alta, no como signo de orgullo o prepotencia, sino como deseo incontenible de alcanzar otras miras, un infinito que no para de extenderse si le dejamos posarse entre nosotros, porque el límite es el cielo.

Regala sonrisas

“Mándame en un sobre tu sonrisa rota, yo te la compongo, se reparan bocas” (Manolo García)

Anuncios

Etiquetas: ,

4 comentarios to “Sonría, por favor”

  1. Darío C. Says:

    Cualquier día de esos que vas caminando mirando al suelo, encontrarás en un charco el reflejo de tu cara y en ella una sonrisa con el cielo como fondo. Desde ese momento querrás ver el cielo, las nubes, el aire y el sol y no te conformarás con el reflejo de un charco… y en ese momento verás que la sonrisa te puede acompañar si tú quieres, si te quieres…

  2. Álex Says:

    Mirar al suelo es también mirar hacia nuestro ombligo. Sólo levantando la mirada podemos abrazar el encuentro del otro. Y del Otro.

    ¿Y si al que miramos es más pequeño? ¿Y si es de los que miran hacia abajo? No importa. Nosotros, siempre hacia arriba. Puestos de rodillas, sirviendo.

  3. vertico Says:

    Que bonito el post, yo hace tiempo que descubri que todo esta detro de nosotros, cambiando nuestros pensamientos cambiamos nuestra vida y la verdad que ahora todo me va increiblemente bien, hay que apender a sonreir como el que aprende a caminar, muchas personas se crian en ambientesdepresivos y nunca aprenden a sonreir, y aunque parezca una boberia es asi, yo ahora mismo practico la sonrirsa todo lo que puedo y me emociona cando alguna persona me las regala a mi.

    Teresa me ha encantado tu blog, asi que te agrego a mi blogroll

    y por supuesto aqui te envio una sonrisa 🙂

  4. buscandotushuellas Says:

    Darío,
    “…la sonrisa te puede acompañar si tu quieres, si te quieres…”, lo tomo para mi diario de a bordo, conviene no olvidar este tipo de anotaciones, son las que pueden dar un giro a muchas cosas. Y gracias, bienvenido a este rincón de huellas que conforman el camino…

    Paz y bien Álex,
    “siempre hacia arriba…sirviendo” Grazie! ya está bien de mirarse el ombligo… toca alcanzar otras miras, aquellas en las que se produce el encuentro. Grazie mille.

    Vertico,
    Otra sonrisa que colorea mi existir ¡gracias! me alegro de que todo te vaya genial, tenemos que aprender tantas cosas… incluso a sonreir… yo también voy practicando la sonrisa, sembrando… ¡bienvenido!

Huellas en la arena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: